Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CAPITAL

Absuelto el acusado de hacer más de 400 grafitis en la capital

juzgados_4
Actualizado 06/04/2018 07:11:13
Redacción

La sentencia radica en la falta de acreditación de la autoría de las pintadas, ya que no hay testigos

El joven, acusado de haber realizado más de 400 pintadas en las fachadas de mútliples edificios de la capital vallisoletana durante los años 2015 y 2016, ha quedado absuelto de todas las acusaciones una vez que el Juzgado de lo Penal número 1 de Valladolid ha considerado que no se puede probar la autoría de las mismas, ya que no hubo testigos que lo acrediten. La Fiscalía había pedido el pago de una multa de 7.200 euros y una indemnización de 1.473 euros en favor de los perjudicados por parte del acusado, que responde a las iniciales R.A.M, y al que se le acusaba de haber "firmado" sus grafitis con 'ojos de diablo' y 'aviones de papel'.

El juez no ha tenido en consideración las pruebas periciales aportadas por la Policía Nacional han sido validadas por la juzgadora, en referencia a la aparición del acusado en un vídeo sobre 'grafiteros' colgado en su día en Youtube, en el que R.A.M. aparece unos segundos hablando con otros, y a una prueba caligráfica en la que toman como indubitados unos signos que no lo son.

No cabe sanción penal

Pero además, en su fallo la juez advierte de que en el supuesto de que estuviera acreditada la autoría también el fallo sería absolutorio al considerar que los hechos, en todo caso, no serían un delito de daños sino una falta de deslucimiento, derogada a raíz de la última reforma del Código Penal que entró en vigor el 1 de julio de 2015.

Eso sí, la sentencia precisa que los daños por deslucimiento, en caso de identificación del autor, son reclamables en vía civil.

Durante el juicio, el ahora absuelto no sólo negó la autoría de dichas 'obras' sino la condición de 'grafitero urbano', y ello a pesar de que la acusación pública, apoyada precisamente en la prueba pericial caligráfica tumbada por la juez, consideró acreditado que tanto los 'ojos de diablo', primeros en aparecer, y la posterior creación en forma de 'aviones de papel' numerados, hasta cerca de 200, fueron ejecutados con sus manos y sus aerosoles.

Las pintadas objeto de la presente causa fueron una constante entre los años 2015 y 2016 y aparecieron de forma indiscriminada en todo tipo de superficies del mobiliario urbano, entre quioscos de prensa, tejados, fachadas de iglesias, muros de bloques de viviendas o camiones, con los consiguientes daños y gastos posteriores que supuso la limpieza de las superficies deslucidas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información