Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CULTURA

El intercambio: una obra para reír y reflexionar en el Teatro Zorrilla

ntercambio_1
Actualizado 10/03/2018 13:21:06
Marta Marciel

La obra protagonizada por Teté Delgado y Gabino Diego deja al público sin aliento de tanto reír, porque mezcla la vida real con la tradición, con espectaculares interpretaciones de todo el reparto. 'El intercambio' merece la pena, y mucho. Pero no sólo para relajarse, también para pensar.

'El intercambio' no es una obra de teatro más. No es una representación donde simplemente te ríes de los estereotipos de los matrimonios, o donde sientes empatía o lástima por el malogrado protagonista, interpretado por Gabino Diego. Realmente, aunque te partes de la risa en cada acto, tiene mucho más que decir sobre la vida, el amor, las relaciones de pareja y la tradición, que lo que estamos acostumbrados en una comedia.

Por eso, verla en el Teatro Zorrilla de Valladolid debería ser casi obligatorio. El argumento es sencillo -que no simple-, una pareja 'de toda la vida' celebra su 15 aniversario de matrimonio con un intercambio de parejas. Idea de ella. Ella, la que no está convencida, la que siente miedo de perder a su amor, la que no se siente segura de este intercambio... Y él, encantado con el regalo, con estar con una brasileña de 19 años. La obra es un disparate al conocer a la pareja, pero aunque cada acto es todavía más disparatado que el anterior, la verdadera enjundia de la representación la tiene el trasfondo: ¿cómo siguen siendo las parejas en pleno siglo XXI? ¿Realmente somos tan modernos? ¿Vemos 'normales' cosas que ya deberíamos haber superado? ¿Sigue siendo la edad, el físico o el binomio hombre-mujer tal y como lo conocieron nuestros abuelos, o por fin estamos en el siglo que nos corresponde?

Estos temas y muchos van apareciendo a lo largo de la presentación, con una divertidísima y tierna Teté Delgado, un Gabino Diego cuyo personaje va variando y desesperándose en la obra, y un reparto que acompaña a la pareja principal haciendo de ésta una obra inolvidable. Espectacular interpretación la de Rodrigo Poisón, con un enigmático y a la vez necesario personaje, apoyado en todo momento por un Pablo Puyol al que dan ganas de aplaudir en cada frase, sin duda una interpretación que debería resaltarse. No hay que olvidar a otros dos personajes que arrancan carcajadas al público: Ignacio Nacho y Natalia Roig. Sin duda, la obra quedaría 'coja' son ellos, y cuando aparecen el público no puede parar de reír.

Y sin olvidarnos del siglo que vivimos, se trata de una obra donde el peso está muy repartido entre hombres y mujeres, donde ellas tienen un papel más que fundamental. Una obra para reír, para desconectar, para pasarlo en grande y también para reflexionar: ¿qué haríamos en el lugar de todos los personajes? ¿Realmente somos tan liberales como todos nos creemos?

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información