Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CULTURA

María Adánez: "Me gusta el teatro que hace reflexionar"

lulu_1
La actriz en el cartel promocional de la obra. Foto: Teatro Zorrilla.
Actualizado 08/02/2018 09:13:59
Marta Marciel

La actriz madrileña llega al Teatro Zorrilla con 'Lulú', una obra de teatro que no tiene moraleja, pero que pretende hacer pensar al público de Valladolid sobre la imagen femenina a lo largo de la historia.

María Adánez es una de las intérpretes más reconocidas de la pequeña pantalla. Son inolvidables sus personajes en 'Aquí no hay quien viva' y 'La que se avecina', sin dejar atrás su proyecto actual en 'Amar es para siempre'. Sin embargo, sus aristas como actriz le llevan en esta ocasión a pisar las tablas, concretamente las vallisoletanas del Teatro Zorrilla el domingo 11 de febrero en una obra que promete no dejar indiferente al exigente público de la ciudad del Pisuerga, llamada 'Lulú'.

Hablamos con la actriz madrileña sobre teatro, proyectos y la necesaria lucha feminista. Para Adánez, defender el papel de Lulú en esta muestra teatral que pretende hacer reflexionar al respetable es algo fundamental. La intérprete nos comenta que es conveniente "revisar el mito de la femme fatale, si realmente existió o es una invención del patriarcado", y para ponernos más en situación nos pone un ejemplo que todos entendemos: Helena de Troya. "¿Fue realmente cierto que su belleza provocó una guerra? ¿Son verdad estas imágenes de mujeres tóxicas a lo largo de la Historia?".

Para María Adánez, su opinión personal pasa por que "todos arrastramos una cultura histórica o religiosa, que es lo que nos han inculcado acerca de distintos asuntos, y uno de ellos es la figura femenina". Por eso, considera importante la figura del narrador de 'Lulú', que no revela respuestas sino que plantea preguntas. "Queremos darle la vuelta a la figura de esas mujeres, formular preguntas sobre ellas, no dar la respuesta al público". Y de esta manera, desde la obra quieren que se plantee "un dilema, un conflicto, que haya ganas de tener una conversación después de tener la obra".

Para Adánez, el teatro no debe tener una moraleja o una enseñanza, ya que la magia de las tablas tiene que ver "con algo que te haga pensar". Para la madrileña, el teatro que más le gusta "es el que hace reflexionar". Y la reflexión también viene hilada a este juego misógino que se ha tenido a lo largo de los siglos, para aterrizar en la lucha feminista que se visibiliza desde el sector del cine en la actualidad. María Adánez considera que debería tener "repercusión" y que aunque "queda mucho por hacer" y "el alma humana va despacio", poco a poco va habiendo un cambio social. Aunque cree que la situación requiere mucha lucha, se considera "optimista".

Pero volviendo a los orígenes, la pregunta es casi obligada, ya que subirse cada día a un escenario diferente tiene mucho tirón para los actores. María Adánez lo considera "estimulante" y cree que una obra como esta es nada más y nada menos que "un reto", porque para ella y el resto del equipo es una "responsabilidad" y siempre están ahí esos "nervios, de si gustará o no la adaptación". ¿Qué tendrá el teatro que para todos los actores es tan adictivo? En declaraciones a Pisuerga Noticias, la protagonista de Lulú destaca la "exposición diaria al público", y resalta que como para todos los seres humanos, no todos los días son iguales emocionalmente, por lo que considera al teatro "una experiencia terapéutica". Para Adánez, la sensación de las tablas se acerca al pensamiento "mindfulness, el aquí y el ahora, que te obliga a tener conciencia del aquí y del ahora". Según señala, "aunque no tengas un buen día, debes defender el texto para que salga lo mejor posible, por lo que el teatro es terapéutico".

Y del teatro en general, al público de Valladolid en particular, que será quien estará frente a ella y sus compañeros de función el próximo 11 de febrero en el Teatro Zorrilla. Para María Adánez, "cada público es distinto", y comenta que ha aprendido "a no ir con una idea preconcebida", simplemente a tener un motor que haga "que la gente se lo pase bien, que merezca la pena el dinero invertido en las entradas".

Sus proyectos no sólo pasan por Lulú, sino por las obras finales de 'El pequeño pony' y su personaje en 'Amar es para siemrpre', que según sus palabras le tiene "enamorada". Para ella, el teatro, el cine y la televisión "son amores distintos" y lo importante es "que te guste el personaje" y tenga "cierta dificultad".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información