Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CULTURA

El director de cine turco Nuri Bilge Ceylan, homenajeado en el Patio Herreriano

patio_1_1
Actualizado 11/01/2018 12:36:14
Redacción

Entre los días 17 al 19 de enero el salón de actos del museo presenta un ciclo de cine dedicado al cineasta y fotógrafo.

El Museo Patio Herreriano de Valladolid homenajea al director de cine turco Nuri Bilge Ceylan con un ciclo de cine en el salón de actos entre los días 17 al 19 de enero.

El cine de Nuri Belgi Ceylan es cine "contemplativo", que concede gran importancia a la imagen, pero sin otro fin que en el de "ahondar" en las "profundidades del espíritu humano", según informa Ep.

Sus personajes son "verdaderos" seres humanos, y sus conflictos son universales, aunque transcurran en escenarios "exóticos" de su país, Turquía. Como una esponja, Ceylan "cala" a las personas que le rodean, y confiesa que algunos tipos de sus filmes se inspiran en parientes u otras personas con las que ha convivido en algún momento de su vida. No sin motivo, cita el director a Ingmar Bergman como a uno de sus directores favoritos, pues, como él, cuida con "esmero" el mapa humano de sus filmes.

El cineasta nació en Estambul en 1959, e inició Ingeniería Química en 1976 en la Universidad Politécnica de Estambul, e Ingeniería Eléctrica en 1978 en la Universidad de Bogaziçi. Eran épocas de turbulentas revueltas estudiantiles en que se desarrolló su afición a la fotografía y se formó técnicamente.

Se apuntaría a cursos de cine, y se convirtió en devorador de películas en proyecciones de la Sociedad Cinematográfica, como antes lo había hecho en Estambul. No se conformaría con eso, sino que acabó matriculándose en Cinematografía en la Universidad Mimar Sinan, que dejó tras dos años de estudio. Sin embargo, aparcó la fotografía profesional y comenzó a rodar como ayudante de producción en un cortometraje de su amigo Mehmet Erylmaz.

El inquieto Ceylan vio mundo en 1985 viajando a Londres y Katmandú. El servicio militar en su país, 18 meses nada menos, también le dio una interesante óptica de distintas capas sociales de su país. También se advierte su amplia formación cultural, conoce bien la literatura, el teatro, el cine y la televisión.

El cineasta enseguida descolló por su talento, pues su primer corto, Kozan, fue el primero de su país en ser seleccionado en Cannes. Desde ese año, 1993, el Festival de festivales mimaría al cineasta hasta coronarle con la Palma de Oro en Cannes en 2014 por Sueño de invierno. Pues antes paseó por la Croisette para ofrecer Lejano (2002), que fue premiada por la interpretación de sus dos protagonistas; era la culminación de su "trilogía provinciana", compuesta también por Kasaba (1997), Mayis Sikintisi (1999).

De su filmografía también fueron premiadas Tres monos (2008) -mejor realización- y Érase una vez en Anatolia (2011) -Gran Premio del Jurado. En estas películas, y en Sueño de invierno, el guión lo ha coescrito con su esposa Ebru Ceylan, a la que concede gran importancia en su obra, su "alto nivel" de exigencia resulta "muy estimulante" para superarse en el trabajo.

La formación inicial de Ceylan como fotógrafo se nota inmediatamente en la subyugante belleza de las imágenes de sus películas, de una exquisitez que nunca es preciosismo gratuito, y que apoyada en el tempo, los sonidos, las interpretaciones, ayuda a entregar historias que nunca se antojan "ajenas" al espectador.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información