Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

SOCIEDAD

Prisión permanente revisable para Valentín Tejero

juzgado_valladolid_3
Actualizado 13/11/2017 13:27:32
Redacción

El presidente de la Audiencia de Valladolid cree que es la fórmula más adecuada para evitar más crímenes y violaciones

La prisión permanente revisable es, según el presidente de la Audiencia de Valladolid, Feliciano Trebolle, la fórmula más adecuada para evitar casos como el protagonizado por el asesino de la niña Olga Sangrador, Juan Manuel Valentín Tejero.

Valentín Tejero fue detenido nuevamente la pasada semana, y ya está en prisión acusado de abusar de otra menor de edad, cuatro años después de que recuperara la libertad tras pasar dos décadas entre rejas por el brutal crimen de la pequeña de Villalón de Campos.

La situación de Valentín Tejero y la detención en junio del presente año en Segovia de Pedro Luis Gallego, conocido como el 'violador del ascensor', por cuatro agresiones sexuales en las inmediaciones del hospital de La Paz, hechos presuntamente cometidos tras cumplir también su condena por el asesinato de la niña burgalesa Marta Obregón y de la vallisoletana Leticia Lebrato, vuelven a suscitar el debate sobre la posibilidad o no de reinserción de este tipo de delincuentes.

En este sentido, el presidente de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia de Valladolid, Feliciano Trebolle, quien precisamente impuso en su día una condena de 50 años a Valentín Tejero por el rapto, violación y asesinato de Olga Sangrador y cuya sala dictó auto en noviembre de 2013 auto de excarcelación del reo, después de 20 años de pena cumplidos, el máximo permitido por la ley, se muestra partidario de la pena de prisión permanente revisable, fórmula introducida en la última reforma del Código Penal y que 'inauguró' David Oubel, el hombre condenado por matar a sus hijas de 4 y 9 años con una radial eléctrica.

Así, Trebolle, en declaraciones a Europa Press, recuerda que a la libertad vigilada se suma ahora la prisión permanente revisable, "fórmula adaptada a la Constitución y sometida al control jurisdiccional de los jueces y tribunales que les permite observar periódicamente el grado de rehabilitación del penado que está cumpliendo condena".

Para el magistrado es "evidente" que si el reo da muestras de no estar integrado y rehabilitado, principal fin de la pena, la prisión permanente revisable es la adecuada para que esa persona no salga en un momento dado y poder evitar así que vuelva a reincidir en los delitos cometidos".

"Uno de los días más tristes"

El caso de Valentín Tejero, tal y como confiesa el propio Trebolle, supuso personalmente para él y sus compañeros de sala uno de los más duros de su carrera, no sólo por el juicio propiamente dicho celebrado contra el asesino de Olga Sangrador sino a posteriori, una vez cumplida la condena, ya que el tribunal sentenciador no tuvo margen de maniobra alguna a la hora de decretar su licenciamiento o excarcelación, después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) tumbara la 'Doctrina Parot' que podría haberle mantenido aún más tiempo entre rejas.

"Personalmente, el auto que dictamos fue una de las resoluciones más tristes en el ámbito de mi profesión dentro de la Administración de Justicia", reconoce el magistrado, quien insiste en que la sentencia del TEDH impidió a la Audiencia de Valladolid tomar una resolución distinta a la que se acordó finalmente, al igual de lo que también tuvieron que hacer la Audiencia de Burgos con Pedro Luis Gallego, la Audiencia Nacional y la totalidad de los tribunales de justicia en España.

"La primera fuente de derecho en España es el derecho europeo y el Tribunal Constitucional, que nos vinculan en nuestras resoluciones, y por tanto el acatamiento ha de ser pleno y no había otra salida", lamenta Trebolle, quien, sin embargo, explica que ya entonces eran plenamente "conscientes" de que el auto de excarcelación de Valentín Tejero suponía un grave riesgo para la seguridad del resto de ciudadanos.

Y es que los informes penitenciarios ya constataban que el reo no estaba rehabilitado, con lo que la sentencia del TEDH que impedía aplicar la 'Doctrina Parot' mandataba la puesta en libertad del asesino de Olga Sangrador, sin que entonces, como así lamenta, estuvieran en vigor fórmulas como la libertad vigilada o la prisión permanente revisable que defiende como más idónea en este tipo de casos.

El presidente de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia de Valladolid mantiene que este tribunal, a la hora de conceder beneficios penitenciarios a este tipo de presos, "cuida muy mucho cuestiones como si el penado ha superado con éxito los programas terapéuticos de reinserción social y los informes del centro penitenciario, que son muy importantes".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información