Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

SOCIEDAD

Mantienen la fianza a Clara Campoamor en el crimen de Sara

juzgados_valladolid_2
Actualizado 07/11/2017 19:29:00
Redacción

La Asociación tendrá que pagar 2.000 euros para ejercer la acusación popular

En el caso de la niña de 4 años que el pasado día 3 de agosto falleció en el Hospital Clínico Universitario como consecuencia de los presuntos maltratos y abusos sexuales, la Audiencia de Valladolid ha ratificado la fianza impuesta a la Asociación Clara Campoamor para poder ejercer la acusación popular.

Así lo ha acordado la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia de Valladolid a través de un auto, al que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, confirmatorio de la decisión del Juzgado de Instrucción 6 que impuso a la referida asociación una fianza de 2.000 euros para poder figurar en el proceso como acusación popular.

Pese a que la Audiencia vallisoletana justifica su decisión en la jurisprudencia del Tribunal Supremo, el letrado del colectivo ha mostrado sus discrepancias pero no ha desvelado aún si Clara Campoamor renunciará a entrar en el proceso o bien optará finalmente por abonar el dinero exigido.

Nueva declaración del principal acusado

En cuanto a la instrucción de la causa, una vez levantado el secreto de sumario por la juez del caso, está previsto que el principal acusado, Roberto H, compañero sentimental de la madre de la menor, comparezca nuevamente en sede judicial el próximo día 17 de noviembre, después de que él mismo solicitara comparecer para realizar un segunda declaración.

Con carácter previo, el 10 de noviembre, comparecerá en calidad de testigo el conductor de la ambulancia que trasladó a la pequeña desde el domicilio familiar hasta el Hospital Clínico Universitario.

Las últimas declaraciones fueron prestadas por dos sanitarios del Sacyl movilizados por el Servicio de Emergencias 112 el pasado día 2 de agosto al domicilio de Sara, sito en el número 43 de la calle Cardenal Torquemada, en el barrio de La Rondilla, a raíz de la llamada telefónica al 112 que efectuó Roberto H, compañero sentimental de la madre de la pequeña, para solicitar asistencia médica.

En su comparecencia, ambos confirmaron su sorpresa por las numerosas lesiones que la menor presentaba tanto en la cara como en las uñas de las manos y los pies. Encontraron a Sara en situación de parada cardiorespiratoria, si bien, gracias a las maniobras practicadas, lograron reanimarla y trasladarla aún con vida en ambulancia hasta el Hospital Clínico Universitario, donde falleció al día siguiente.

Al testimonio de los trabajadores del Sacyl se sumaron ese mismo día los prestados, también como testigos, de una hermana de la madre biológica de la fallecida, dos vecinos que ocupaban un piso contiguo al escenario de los hechos y dos agentes, uno de la Policía Municipal y otro de la Policía Nacional que también acudieron ese día al domicilio y presenciaron las maniobras reanimatorias.

Tanto la madre como su compañero sentimental, naturales de Pedrajas y Medina del Campo, respectivamente, ambos en prisión desde entonces, alegaron que la pequeña Sara había sufrido una caída, versión que no se corresponde con las diligencias por delitos de asesinato, maltrato de una menor y omisión del deber de socorro que se instruyen contra ambos.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información