Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CULTURA

El Miró más “poético y colorista”, a través de más de 60 grabados

miro_valladolid_la_pasion
Actualizado 03/11/2017 12:28:40
Redacción

‘El Jardín de las maravillas’ recorre 28 años de la carrera del artista catalán, hasta el 7 de enero en la Sala de Exposiciones de La Pasión

La exposición 'Miró. El jardín de las maravillas' recopila un conjunto artístico de más de 60 grabados que abarcan 28 años de la vida del artista catalán, una muestra que permanecerá en la Sala Municipal de Exposiciones del Museo de la Pasión de Valladolid hasta el próximo 7 de enero.

Precisamente, en 2018 se cumplirán 125 años del aniversario del nacimiento de Miró, una efeméride que la ciudad de Valladolid conmemorará a través de la colección Guido Guastalla, reflejo del mundo "más poético y colorista" de Miró, que retrata la importancia que tuvo la obra gráfica en su trayectoria artística.

La retrospectiva parte desde 1953, año en el que Miró realizó una litografía con motivo del centenario de la editorial francesa Mourlot, hasta obras que datan de 1981. Aguafuerte, litografía, aguatinta, ninguna técnica ni ningún soporte le eran "ajenos" al "polifacético" Joan Miró, ha explicado el comisario de la exposición, Tomás Paredes.

A pesar de utilizar un lenguaje "muy atractivo" para un imaginario y "demasiado ecléctico" para otro, no se puede negar que el artista catalán se "entregó" a la "expresión artística" y se ha convertido en un "maestro imprescindible" en la Historia del Arte, ha agregado el comisario.

Aunque nunca quiso pertenecer a la vanguardia surrealista, su nombre ha quedado ligado a este movimiento, ha confesado Paredes y ha agregado que incluso el escritor francés André Breton dijo que "el surrealismo le debe la más bella pluma de su sombrero".

La amistad que entablaron ambos artistas ya desde sus primeros encuentros le supuso a Miró un revulsivo para dar rienda suelta a sus inquietudes y comenzó a plasmar en sus obras figuras inventadas aliñadas con colores vivos que encuentran su origen en el subconsciente.

Asimismo, Paredes ha destacado la relación del pintor con la lírica, pues se le puede considerar como uno de los "grandes poetas" del siglo XX, en referencia tanto a sus cuadros como a los versos que él mismo escribía.

El papel

La exposición muestra la dedicación "continua y modélica" del artista que viene a complementar su maestría en el manejo de la "espontaneidad". Trabajar sobre el papel le permite de una forma "más directa" conseguir plasmar todo lo que su mente imagina de una forma en la que destaca su "inventiva".

Por esta razón, la obra gráfica que compone la retrospectiva no debe considerarse como un mero estudio preliminar o complementario de la pintura del artista español, sino una "indagación" en una técnica que conocía "muy bien" y que utilizaba para obtener efectos "peculiares" sobre el papel que probablemente no pudiese haber logrado mediante otras técnicas.

En este sentido, Paredes ha señalado que, aunque siempre se ha "menospreciado" la "valía" de la obra sobre papel en España y se ha considerado este soporte como un tipo de obra "menor", desde Francia hasta los países bálticos se le ha dado "mucha más importancia".

De hecho, el propio Miró afirmó que "la obra gráfica es una expresión mayor de arte" que además le permitía satisfacer su "necesidad de alcanzar el máximo de intensidad con el mínimo de medios".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información