Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

DEPORTES

Un Valladolid superior consigue un empate de empeño y lucha

real_valladolid_lugo
Actualizado 22/10/2017 17:58:34
Sergio Soto

Los de Luis César Sampedro consiguieron neutralizar los dos goles del Lugo en la primera mitad (2-2) pero se quedaron sin tiempo para completar la remontada

Duelo de altura el que se preveía en el José Zorrilla entre un Real Valladolid y un Lugo separados por dos puntos entre sí y con opciones de colocarse en ascenso directo para el que se llevara los tres puntos. Y lo prometido es deuda. Un encuentro en el que cada uno se ha llevado un punto, pero el conjunto pucelano es el que dominó en la mayor parte del mismo y se vio lastrado por los dos goles de los gallegos en la primera mitad.

A pesar de que la primera gran oportunidad fue para el conjunto castellano en las botas de Toni, que lanzó un disparo fuerte bien repelido por Juan Carlos, fue el Lugo el que tomó ventaja a las primeras de cambio.

Corría solo el minuto diez, pero el partido ya demostraba que iba a ser una batalla con las espadas en todo lo alto. Una pelea en la que los lucenses lanzaron primero su directo a la mandíbula de los de Luis César Sampedro en el minuto 10 con balón colgado desde el flanco derecho que fue rematado por Cristian Herrera, desde el área pequeña, a la escuadra de Masip para poner el 0-1.

Este gol, a las primeras de cambio, no desanimó a los pucelanos, que tuvieron otra ocasión clara tan solo tres minutos después en un contraataque llevado por Mata, pero Plano no pudo remachar con la suficiente potencia para batir al portero del Lugo. La banda derecha estaba siendo un baluarte para los ataques locales gracias a las subidas de Antoñito, que aprovechaba el espacio que dejaba Toni cuando buscaba posiciones más centradas.

Las ocasiones se sucedían para los albivioletas, pero Juan Carlos demostraba que su portería no se iba a perforar con facilidad. Y fácil, relativamente, lo tuvo Óscar Plano para empatar el encuentro en el minuto 20 tras otro buen eslalon de Toni, que estaba mostrando ser de los jugadores más incisivos.

Una llegada tras otra a favor de los locales, pero el Lugo puso tierra de por medio con el segundo gol gracias al argentino Polaco. Esta vez desde el punto de penalti, en una jugada en la que Borja pierde el esférico en propio campo y el cuero acaba en la banda derecha para que Campadabal se interne en el área y caiga debido a una carga de Salvador.

Una decisión arbitral muy criticada por los jugadores del Real Valladolid, y que no sería la única, pues Arcediano Monescillo anuló una jugada que acabó en gol por fuera de juego de Ángel.

La doble ventaja de los visitantes fue un palo demasiado duro para el estado anímico del once pucelano, que apenas volvieron a crear ocasiones -que no fueran a balón parado- ni a jugar con fluidez en la primera mitad. Mata pudo recortar distancias con un cabezazo a la salida de un córner, pero Juan Carlos volvió a sacar la manopla para negar el primero al Real Valladolid.

Remontada incompleta

Algo había que cambiar, pensó Sampedro, para dar la vuelta al marcador, y por ello dio entrada a Michel por Borja, colocando a Anuar de pivote defensivo. Lo que estuvo a punto de variar fue el marcador, de nuevo a favor del Lugo, que tuvo el tercero en botas de Polaco, pero Masip repelió la embestida.

A los de Luis César se les adivinaba una aceleración que se traducía en un juego más atropellado y menos elaborado, pero más directo. La urgencia del resultado y el paso de los minutos pesaba al Real Valladolid, que le ponía más corazón que fútbol.

Con ese corazón y para remendar un partido, hasta el momento, gris, Ángel provocó su tercer penalti de la temporada fruto de una falta de Campadabal, que terminó lesionado en esa jugada. Mata le cedió los honores a Michel, que con un disparo raso recortó distancias y encendió a la grada, animosa durante todo el encuentro.

El gol, en el minuto 60, espoleó a los locales, que reiteraron en sus ataques y le dieron más claridad -tranquilidad- a su fútbol. Una doble caída de Plano en el área volvió a echar a la grada encima de Monescillo, que no pitó ninguno de los dos. Lo que sí hizo el árbitro manchego fue expulsar a Bernardo tras un agarrón clarísimo cuando el delantero enfilaba el área de Juan Carlos. La falta, lanzada por Michel, se fue rozando el palo izquierdo del portero visitante ante su atenta mirada.

La salida de Michel le dio un aire fresco al conjunto de Luis Cesar gracias a la mejoría en la conexión con la línea atacante. La segunda mitad estaba siendo un monólogo del Real Valladolid, que ganó en profundidad por la izquierda con la entrada de Gianniotas y más mordiente con la de Villalibre por un Anuar que está devolviendo con creces la confianza del técnico gallego.

A medida que se acercaba el final del encuentro, el Real Valladolid iba perdiendo fuelle debido al esfuerzo realizado y a que el Lugo se cerraba con rapidez y solidez para proteger unos tres puntos muy valiosos.

Los locales vivían en campo del Lugo, pero se quedaron sin la profundidad necesaria para generar ocasiones con claridad. Pero el empate llegó, y lo hizo, a falta de cuatro minutos para el 90, de nuevo desde la línea de once metros. Esta vez fue Mata el que hizo valer su condición de máximo goleador del torneo.

Los cinco minutos de prolongación que dio Arcediano Monescillo no le valieron al Real Valladolid para lograr un gol que le hubiera dado unos tres puntos, por otra parte, merecidos tras lo visto sobre el verde.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información