Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

SOCIEDAD

La sequía del Pisuerga deja sin agua potable a más de 1.000 soldados de El Empecinado

base_militar_el_empecinado
Base militar El Empecinado./ Foto: Europa Press.
Actualizado 22/10/2017 12:56:04
Redacción

El problema se está paliando con el empleo de agua embotellada para consumo, mientras que para el aseo se utiliza módulos de duchas de campaña

La bajada del caudal del Pisuerga a su paso por Cabezón (Valladolid) ha dejado sin agua potable a los 1.300 soldados que acoge la Base Militar de El Empecinado, próxima al municipio de Santovenia de Pisuerga. Una situación que comenzó a principios del mes de septiembre y que se prolongará hasta que el río no recupere los niveles normales.

El agua potable y sanitaria que se consume en la Base El Empecinado proviene de una ETAP (Estación de tratamiento de agua potable) construida en 1941 y que toma el agua del río Pisuerga.

Las variaciones en el caudal del río inciden de manera importante en las características del agua -pH, turbidez, contaminantes, materia orgánica, algas, entre otras-. Este problema, "habitual", se acentúa en la época estival y se ve agravado en la actualidad por la sequía, han señalado a Europa Press desde la oficina de Comunicación de la Cuarta Subinspección General del Ejército.

La extrema situación de sequía que vive la Comunidad y que está afectando a los ríos de la Comunidad, incluido el Pisuerga, hizo que a principios de septiembre se declarara el agua no apta para el "uso y consumo humano", por lo que se adoptaron las medidas oportunas para "evitar posibles incidencias", señalan las mismas fuentes.

Así, detallan, aparecieron pequeñas concentraciones de bacterias, con lo que se anuló el empleo de agua caliente en toda la Base, se apagaron todos los calentadores, se clausuraron las duchas y se prohibió la limpieza de vehículos.

Tras haber efectuado las medidas de profilaxis adecuadas por la empresa responsable por contrato, se mantiene la prohibición del uso y consumo del agua, y se está a la espera de los resultados de las muestras tomadas los días 27 de septiembre y 3 de octubre, que se enviaron al Instituto de Toxicología de la Defensa para su análisis, mantienen desde la Oficina de Comunicación.

El problema, que afecta a todo el personal de las unidades alojadas en la Base, se está paliando con el empleo de agua embotellada para consumo, mientras que para el aseo se utiliza módulos de duchas de campaña, con camiones aljibes que se abastecen de la red general. Hasta el momento, debido a las temperaturas, no había problemas para ello, sin embargo la bajada del termómetro está complicando una situación de la que se empiezan a quejar los soldados que admiten "pasar frío", según fuentes consultadas por Europa Press.

Propuesta

Desde la Subinspección General del Ejército, y en colaboración con la Comandancia de Obras 4 y la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León a través de la empresa pública Somacyl (Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León), se ha elaborado un proyecto para enganchar la red de suministro de la Base a la que abastece a las localidades de Santovenia y Cabezón, lo cual permitirá dejar de utilizar la antigua ETAP de la Base y solucionar definitivamente el problema.

Un proyecto que se ha elevado a la superioridad para su estudio y aprobación, según señalan desde la Cuarta Subinspección General del Ejército.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información