Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

PROVINCIA

La Diputación, cada vez más solidaria

La Diputación de Valladolid, cada vez más solidaria
El Banco de Alimentos en una de las ONG con las que colabora la Diputación.
Actualizado 27/08/2017 14:11:32
Javier Fernández

La institución provincial destina 630.000 euros a la lucha contra la exclusión social en este 2017, casi el 500% más que hace cinco años

La parcela solidaria es una prioridad para la Diputación de Valladolid. Porque si ya es un referente en su cometido habitual de aprobar acuerdos, inversiones y partidas para el correcto desarrollo y progreso de los municipios de la provincia y la mejora de la calidad de vida en el medio rural, en el capítulo de la lucha contra la exclusión social la institución que preside Jesús Julio Carnero tampoco se queda atrás. Tanto a través de acciones directas como por medio de la colaboración con otras administraciones y asociaciones.

De hecho, en los últimos cinco años la institución ha destinado casi un 500% más a las diferentes líneas de lucha contra la exclusión social llegando a los 630.000 euros destinados a tal fin para este 2017. Este importante esfuerzo que realiza la Diputación para reforzar la inclusión social de los colectivos más vulnerables ha permitido incrementar de forma notable el número de personas atendidas: unas 2.700 el pasado año.

El programa, que desarrolla de la mano de distintas ONG, es muy amplio y dispone de ayudas destinadas al alquiler de viviendas para colectivos vulnerables que hayan sido desalojados de su vivienda habitual por impago de la hipoteca o alquiler y para personas que llegan a España con motivo de la crisis humanitaria producida por el conflicto bélico en Siria.

Este abanico asistencial y de apoyo también contempla a las mujeres víctimas de violencia machista e incluso dispone de una línea complementaria de acciones formativas, así como planes de apoyo a las necesidades básicas de los escolares durante los periodos vacacionales a través de una solución mucho más normalizadora como es un sistema de tarjetas de compra, cheques y vales, distribuidos por Cáritas y Cruz Roja.

En el caso del Banco de Alimentos la ayuda está destinada a atender los gastos corrientes necesarios para la recogida, selección, almacenamiento y distribución de alimentos a través de más de setenta entidades, que en el año 2016 llegaron a un total de 4.681 beneficiarios en la provincia de Valladolid con la distribución de casi tres millones de kilos.

Para Jesús Julio Carnero se trata de “asegurar que las personas que se encuentran en situación de riesgo de pobreza y de exclusión social en nuestra provincia tengan los recursos necesarios para cubrir sus necesidades básicas e integrarse en nuestra sociedad”. Y ese es el fin que persigue la aportación que realiza la Diputación mediante numerosos convenios anuales como los renovados de manera reciente con Cáritas, Cruz Roja y la Fundación Banco de Alimentos.

Además, la atención se ha mejorado tras la puesta en marcha del Equipo de Inclusión Social (EDIS) dotado de una estructura y una metodología de intervención más eficaz en la atención integral “de las personas y familias más frágiles de la sociedad que necesitan ayuda prioritaria”, según Carnero.

Precisamente el personal técnico que forma el EDIS se ha adscrito al proyecto ‘PACT EASI-JCYL. Modelo Proactivo basado en casos para la inclusión social’, en el que la Diputación es la única institución provincial participante.

La iniciativa pretende diseñar un sistema proactivo capaz de evitar el avance de la exclusión social y está capitaneada por la Gerencia de Servicios Sociales, con la participación de los Ayuntamientos de León, Salamanca y Valladolid, de la Universidad de Valladolid y de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en Castilla y León.

Numerosas ayudas de emergencia social

En 2016 la Diputación concedió 416 ayudas de Emergencia Social de Carácter General sobre 502 solicitudes presentadas, es decir, se atendieron el 82,70% de las solicitudes, destinando a este fin 173.676,38 euros, con una ayuda media de 417,48 euros. De ellas destacan las 84 ayudas dirigidas al pago de alquileres de vivienda (54.653,01 euros).

Le siguen las 67 ayudas prestadas para alimentación (29.642,82 euros) y las 44 ayudas para la atención de cuidados personales esenciales (9.600 euros). Asimismo, en 2016 se han concedido 21 ayudas para el pago de hipotecas (más de 19.000 euros), de las que 12 tuvieron como destino familias derivadas desde el Servicio de Interlocución y Mediación Hipotecaria para personas en riesgo de desahucio.

Por otro lado, en 2016 se han concedido 16 ayudas destinadas a atender las emergencias sociales relativas a la alimentación infantil, tanto con el objetivo de reforzar la lucha contra la malnutrición infantil como de posibilitar, incluso, el pago de comedor escolar. Esta línea se vio reforzada con el servicio de comida a domicilio en las vacaciones de Semana Santa y Verano, en las que se prestaron más de 10.300 servicios a 146 menores de 75 familias.

Las actuaciones se completan con ayudas para el material didáctico, para combatir la pobreza energética y también con la colaboración con otras administraciones -como la Junta de Castilla y León- en dos ámbitos: la tramitación de la Renta Garantizada de Ciudadanía y el Servicio Integral de Apoyo a las Familias en Riesgo de Desahucio.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información