Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CAPITAL

CGT denuncia a Konecta por obligar a llamar a clientes descontentos

konecta_sindicato_valladolid
Actualizado 23/08/2017 18:55:57
Redacción

El sindicato lamenta que la empresa mantenga el trato "humillante" hacia sus trabajadores

El sindicato Confederación General del Trabajo (CGT) ha denunciado nuevamente ante la Inspección de trabajo de Valladolid a la empresa Konecta BPO, por el trato "humillante" que reciben sus trabajadores del servicio de atención al cliente para empresas Vodafone en el Polígono de San Cristóbal. De hecho, CGT ha puesto ya en conocimiento de Vodafone las prácticas que lleva a cabo la subcontrata Konecta.

El sindicato denunciante lamenta que a Konecta no le haya quedado clara la resolución de la anterior Inspección, puesto que, pese a dejar de señalar y agrupar a los agentes con "peores datos", continúa obligando a sus trabajadores a llamar a aquellos clientes que hayan valorado con un 6 o menos a Vodafone en la encuesta de satisfacción, saltándose el anonimato y violando la privacidad de este tipo de encuestas de calidad.

"Son muchos los clientes de Vodafone, que en este caso se corresponden con un perfil profesional, bien sean autónomos, PYMES o Grandes Empresas Corporate, los que han mostrado su malestar, sintiéndose en ocasiones acosados y presionados por la persona que le llama para preguntarle el por qué de su valoración 'tan baja' a la compañía, insistiéndoles en que las futuras valoraciones no sean inferiores a un 9", asegura CGT.

Algunos, continúa el sindicato, llegan a pensar que han hecho algo mal al poner esa valoración e incluso se disculpan por el perjuicio que haya podido ocasionar al trabajador y otros muestran su enfado sin más.

"El malestar no sólo se genera en los clientes sino también entre la plantilla de Konecta, ya que cada vez que se recibe orden de un mando de llamar a un 'Detractor' (así se denominan estos clientes), pese a que al agente le haya valorado su atención con un 10, se produce una situación de bochorno, ya que el mando se queda a la espalda del agente para cerciorarse de que realiza esa llamada y se humilla lo suficiente ante el cliente. Siempre bajo la amenaza de que si se niega a realizar la llamada, será sancionado por desobediencia, como ya ha ocurrido en algún caso", sostiene CGT.

Ante ello, el sindicato ha remitido ya varias peticiones a la empresa reincidiendo en que abandonen esta práctica tratando en todo momento de hacerles comprender el daño y el perjuicio personal y profesional que ocasionan estas prácticas por cuanto se basan en la "humillación personal" ante el resto de compañeros y ante los clientes.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información