Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CAPITAL

Un total de 216 hectáreas de zonas verdes se quedan sin riego en Valladolid

María Sánchez junto al plano de las zonas afectadas por la restricción (amarillo).
María Sánchez junto al plano de las zonas afectadas por la restricción (amarillo).
Actualizado 18/08/2017 17:58:15
Sergio Soto

Debido a la prolongada sequía que ha obligado a la Confederación Hidrográfica del Duero a suspender todos los regadíos con tomas directas del Carrión, Pisuerga y Duero

La sequía en la que está sumida Castilla y León está afectando de manera significativa a los agricultores, que están viendo peligrar sus cosechas ante la escasa agua caída del cielo y, además, debido a las medidas restrictivas tomadas por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). El mismo organismo es el que ha solicitado al Ayuntamiento de Valladolid a finalizar el riego de las zonas verdes que se abastecen del agua proveniente del Pisuerga y del Canal de Castilla.

Del total de medio millar de hectáreas de zonas verdes que tiene Valladolid, esta medida afecta a 216, descontando los caminos y zonas que no necesitan agua. Una extensión “muy grande” de terreno, según ha valorado María Sánchez, concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, quien, junto a Manuel Saravia, alcalde en funciones y concejal de Urbanismo, ha dado los detalles en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Valladolid.

Estas medidas restrictivas vienen dadas por la CHD tras la reunión de la Comisión de la Sequía del pasado 14 de agosto, en la que decretó la finalización de la campaña de riego en los sistemas Carrión, Pisuerga y Duero.

Esta medida afecta a gran parte de los jardines y zonas verdes del oeste de la ciudad, que toman el agua del Pisuerga y el Canal de Castilla, mientras que las zonas que se riegan con agua potable -el 20% del total de la ciudad; extensión que se espera reducir- y las zonas que lo toman del Canal del Esgueva y del Duero.

Una restricción sin fecha fija de caducidad, ya que se esperará a que pase esta sequía prolongada para levantar el veto de riego. No obstante, el Ayuntamiento ha pedido excepciones de riego que tienen que ver con la “seguridad” y la “salubridad”.

Por un lado, y por motivos de higiene, la CHD ha accedido a riegos puntuales en la zona de Las Moreras con motivo de la Feria y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo en Valladolid, ya que, como ha explicado Sánchez, “el riego no solo tiene una función para el césped sino también de higiene”.

Además, el otro supuesto excepcional que ha visto con buenos ojos la CHD es por motivos de seguridad en zonas especialmente secas que tengan un riesgo máximo de incendio, en donde se podrán regar cada siete o quince días.

A pesar de estas dos medidas de riego con carácter excepcional, el Ayutnamiento también baraja la posibilidad de poder contratar sistemas externos de riego como pudieran ser camiones cisterna, pero Sánchez ha asegurado que la misión es “no llegar a ese punto”.

Esta medida restrictiva del riego supondrá un ahorro de agua, pero también unas pérdidas en vegetación que se contabilizarán cuando finalice el periodo de sequía, la cual es la más prolongada desde la década de los 80.

Desde esta primavera, el Ayuntamiento de Valladolid ya había tomado medidas para rebajar el uso de agua destinado al riego como ha sido la de regar en días alternos, pero ha sido una medida insuficiente ante la alarmante falta de agua caída del cielo.

Galería

sequia_valladolid_restriccion_agua_ayuntamiento_maria_sanchez_manuel_saravia_1
sequia_valladolid_restriccion_agua_ayuntamiento_maria_sanchez_manuel_saravia_3
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información