Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

PROVINCIA

Los regantes del Bajo Duero confían en ‘arrancar el sí’ de los sorianos

concentracion_regantes_valladolid
Actualizado 16/08/2017 13:36:25
Redacción

Una concentración ante la CHD espera evitar el desastre en las cosechas

Tras días de negociaciones, el presidente de la Comunidad de Regantes de Tordesillas, Miguel Ángel Peláez, cree que "todavía hay solución" y aún es posible 'arrancar el sí’ de los regantes sorianos para disponer de entre dos y tres hectómetros cúbicos de agua que salven la campaña de riego hasta final de mes, y eviten el "desastre" en las cosechas de patata, remolacha, maíz y zanahoria, entre otros cultivos, sembradas en cerca de 5.000 hectáreas al sur de la provincia.

Peláez ha encabezado ante las puertas de la Confederación Hidrográfica del Duero CHD, en Valladolid, una concentración protagonizada por medio centenar de agricultores del Bajo Duero pertenecientes a las comunidades de regantes de Tordesillas, Pollos, Castronuño y Geria.

Después de reunirse con el Comisario de Aguas, Ángel González, el portavoz de los regantes vallisoletanos ha comparecido ante los agricultores allí concentrados para infundirles un último rayo de esperanza, ya que, como así ha explicado, desde la CHD se rechaza cualquier desembalse del embalse de Aguilar, por encontrarse al límite, pero, en cambio, se abre la posibilidad de contar con el agua excedentaria, no utilizada, de los regantes del Alto Duero siempre y cuando éstos aporten por escrito su conformidad.

"Si nos dicen que sí mañana, al día siguiente estamos regando", apunta Peláez, quien por ello ha anunciado su propósito de fletar autobuses para, bien este jueves o más probablemente el viernes, acudir a Almazán para protagonizar en aquella localidad soriana una concentración con el fin de buscar la solidaridad de sus habitantes y lograr la autorización para el desembalse de agua excedentaria.

La solución, insiste, pasa por obtener la cesión de agua no utilizada por las comunidades del Alto Duero con el fin de cubrir las necesidades de Tordesillas, que precisa unos 700.000 metros cúbicos; Geria y Castronuño, a razón de 400.000 cada una, y Pollos, que necesita un hectómetro y medio. "Almazán tiene la llave", declara.

El portavoz de los regantes vallisoletanos confía en obtener el sí basado en los apoyos con que cuenta del propio presidente de la Comunidad de Regantes de Almazán y de sus vecinos, a excepción de su secretario, Francisco Pardillo, a quien responsabiliza de la negativa obtenida el pasado lunes durante la reunión que mantuvo la Junta de Gobierno de dicha agrupación en Aranda de Duero.

"Me dicen que me ha denunciado por las críticas del otro día", apunta Peláez, quien, pese a ello, persiste en sus acusaciones a Pardillo por haber "involucrado" al resto para cerrar cualquier puerta a esa cesión de agua tan preciada que de no llegar podría provocar pérdidas de 20 millones de euros y la destrucción de cerca de 800 empleos, como así calculan las comunidades de regantes del sur de Valladolid.

Pero además, el presidente de los regantes de Tordesillas duda incluso de la legalidad de la junta celebrada en Aranda, ya que ésta la conforman veinte miembros y tan sólo contó con la participación de nueve personas. "No hubo el quorum necesario", precisa Peláez, quien asimismo critica que al encuentro deberían haber acudido también el resto de comunidades del Alto Duero, como Guma y Riaza.

Críticas a la CHD

El portavoz de los regantes vallisoletanos ha tenido palabras de crítica para el máximo responsable del organismo de cuenca, Ignacio Diego, por permanecer ausente. "¡No entiendo que con la que está cayendo el presidente esté de vacaciones!", censura el agricultor tordesillano, notablemente molesto además por el hecho de que la comunicación de la Comisaría de Aguas sobre los 3.000 metros cúbicos de riego por hectárea disponibles no llegó hasta el 18 de abril.

Para esa fecha, denuncia, en Tordesillas y otras muchas zonas ya se había sembrado, con lo que, a su juicio, el anuncio del agua disponible tendría que haberse producido como mínimo el día 18 de febrero, con posteriores reuniones con las comunidades de regantes para, en función del agua que iba entrando en los embalses, recalcular las superficies de siembra más idóneas.

Además de presionar a sus homólogos sorianos para que les proporcionen el agua suficiente para salvar la campaña de riegos, su portavoz ha demandado igualmente la implicación de ACOR, "pues de lo contrario se van a ir al garete cerca de 40.000 toneladas de remolacha", concluye.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información