Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

SOCIEDAD

Una beca para salvar vidas

Una beca para salvar vidas
Adrián Blanco, beneficiario de la beca.
Actualizado 06/08/2017 10:23:54
Iván Pérez

Adrián Blanco es el beneficiario de 30.000 euros que otorga el proyecto ‘We Can Be Heroes’ para luchar contra el cáncer de mama

No hay duda de que el cáncer es uno de los mayores problemas de los últimos años. La asociación sin ánimo de lucro ‘We can be heroes’ ha presentado su primera beca de investigación contra el cáncer de mama. La corporación ha realizado una aportación de 30.000 euros para financiar la exploración de Adrián Blanco, un estudiante predoctoral de biotecnología, que se siente un “afortunado” por la responsabilidad que ha adquirido.

La asociación firmó un acuerdo de colaboración con el Laboratorio número 7 del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, coordinado por Jesús Pérez Losada, doctor en Medicina y Cirugía, y a quien el estudiante está muy agradecido. “Aunque haya sido el beneficiario, no es tanto un mérito personal sino del trabajo en equipo de todo el laboratorio, y muy especialmente, de Pérez Losada, que es el que trazó las líneas de trabajo en las que estamos investigando todos”, comenta.

Desde hace dos años y medio miles de personas colaboran en este proyecto, un periodo que ha sido muy intenso, pero del que se esperan resultados positivos. Blanco estudió en la Universidad de Salamanca, aunque nació en Zaragoza, donde permaneció hasta el Bachillerato, pero en aquella época la Universidad no ofertaba biotecnología, así que, tras contemplar varias opciones, optó por trasladarse a Salamanca, ya que tiene “buena imagen como ciudad y como centro cultural”, y allí desarrolló sus primeras investigaciones contra el cáncer, siempre con la inestimable ayuda de Pérez Losada.

Un hombre por y para el proyecto

Desde hace más de un año, ‘We can be heroes’ entrega de manera altruista a todos los hospitales de Valladolid moldes para hacer chupa-chuses de hielo, para ayudar a evitar la mucositis, un efecto secundario de la quimioterapia que resulta perjudicial para los afectados.

Además, tiene como objetivo amparar a las mujeres sin recursos que se hayan sometido a una mastectomía o que, debido a la cirugía, hayan perdido el pezón. Adrián Blanco siempre se ha mostrado interesado en las razones y mecanismos por los que se produce la enfermedad, ya que es una de las grandes lacras de la actualidad, y “el esfuerzo que se está realizando a nivel global ha permitido que hoy sepamos mucho más sobre ella de lo que sabíamos hace 25 años”, destaca con gran satisfacción.

La beca se ha convertido para él en un alivio, ya que se agotaba su fuente de financiación y tenía que acabar de escribir su tesis doctoral, lo que hubiera resultado una catástrofe para su carrera si no hubiera sido elegido como el beneficiario de la misma, por lo que ha recibido la noticia como una ráfaga de aire en medio del desierto.

“Si no hubiera recibido esta beca, tendría que haber abandonado este proyecto y seguir trabajando en otra parte. De esta forma puedo continuar con la investigación, que personalmente creo que es de máximo interés y que está dando ya resultados prometedores”, comenta Blanco.

La espina clavada de la medicina

Una de cada ocho mujeres sufre cáncer de mama. Esa es la realidad y, por mucho que los científicos y los médicos reiteren que el porcentaje de supervivencia es hoy muy elevado –superior al 80%–, pocos pueden evitar que a una mujer le invada el temor de ser una de las afectadas.

Muchas son las cuestiones que se plantean para tratar de solucionarlo: ¿Qué puedo hacer para evitar padecerlo? ¿Qué puedo hacer para eludir el cáncer? También son numerosas las medidas que se han tomado al respecto, pero pocas ofrecen resultados que satisfagan a los ciudadanos.

Las personas que forman el proyecto fueron quienes, tras visitar el centro de investigación del cáncer de Salamanca, optaron por entregar la beca a Blanco. La persona encargada del marketing y comunicación, Almudena Timón, organizó su visita, y explicó en qué trabajan los distintos grupos del centro, y ellas, debido a su historia personal, estaban interesadas en otorgársela a una fracción que investigara sobre el cáncer de mama.

Un futuro incierto

“Esta beca me va a ayudar a seguir un tiempo más trabajando en el laboratorio de Jesús Pérez Losada, intentado terminar este proyecto dentro de lo posible, ya que por cada pregunta que se responde, siempre se abren otras nuevas”, comenta el beneficiario de cara a sus planes de futuro.

Blanco pretende encontrarse en mejor posición para optar fuentes de financiación para continuar con su carrera, probablemente realizando estancias postdoctorales en el extranjero durante algunos años, donde espera pasar una temporada en laboratorios tratando de seguir creciendo como científico y, de esta forma, tener opciones de volver en el futuro a España, lo cual puede ser muy complicado, ya que la competencia por regresar es muy alta.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información