Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

SOCIEDAD

Aparecen los primeros restos en la cuarta fosa común de El Carmen

exhumaciones_carmen
Actualizado 05/08/2017 11:07:04
Cristina Saldaña

La Asociación de Memoria Histórica busca la identificación de los represaliados de la Guerra Civil

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid (ARMH) ya ha encontrado restos de represaliados durante la Guerra Civil durante el comienzo de las excavaciones en la cuarta fosa común hallada en el cementerio de El Carmen.

Durante todo el mes de agosto, seis personas trabajan en el cuadrante 58 del camposanto, para intentar identificar y dar por fin paz a todas aquellas personas que fueron asesinadas hace ya más de 80 años.

Tras la localización de 186 cadáveres en las otras tres fosas analizadas, esta cuarta y última fosa común de El Carmen promete ser la de mayor tamaño de las que se han encontrado con casi tres metros y medio de lado, aunque los especialistas aún no pueden intuir cuántas almas encontrarán olvidadas entre arena y cal.

Llegados al primer nivel de enterramiento, a unos 90 centímetros de profundidad, los miembros de la ARMH ya han encontrado un fémur y un brazo pertenecientes a dos personas que yacen en esta tumba vallisoletana. “La fosa puede medir más de dos metros y contener distintos niveles”, asegura el presidente de la Asociación, Julio del Olmo.

Pico y pala en mano, las líneas de cal que echaban sobre los cuerpos delimitan el área en donde se esperan descubrir pruebas de los asesinatos, para dibujar por fin la historia de estos crímenes de lesa humanidad.

Una vez delimitados se fotografían, dibujan, y recogen. En esta fase se puede ya saber el sexo del fallecido y la edad aproximada, pero también la causa de la muerte a través de las posibles marcas de disparos en el cuerpo. "No es lo mismo una fractura por traumatismo que un astillamiento por la trayectoria de una bala”, cuenta del Olmo.

El pasado año se encontraron en una fosa un total de 52 cuerpos, 17 de ellos en un mismo nivel donde se consiguió la única identificación hasta ahora posible. Se trata de Lina Neira Francés, de la localidad palentina de Castromocho, cuya filiación fue posible gracias a que se la encontró con una medalla de la cofradía de su pueblo.

Después de la revisión de multitud de archivos como los de la Real Chancillería, los registros del propio cementerio o los del Archivo Provincial, se tuvo una idea de las catorce personas que junto a ella fueron secuestradas y posteriormente asesinadas durante las fiestas del municipio.

Una vez descubiertos los restos, éstos se envían a un laboratorio en Verín, Ourense, donde un análisis valorado en 600 euros pudo dar con la hija de Lina Neira, de 93 años, durante las excavaciones del pasado año.

Estos elevados costes y la falta de indicios claros no permiten averiguar la identidad de todos aquellos que aún moran en el subsuelo de El Carmen. Julio del Olmo muestra su agradecimiento al Ayuntamiento de Valladolid por su aportación de 10.000 euros, que irá destinada a pagar las nóminas de las personas que llevan a cabo tan importante trabajo arqueológico pero, insiste, "la exhumación es solo una parte de todas las labores que se pueden y deben llevar a cabo".

“Se trata de crímenes contra la humanidad”, por lo que “las administraciones e instituciones deberían asumir los costes y la responsabilidad de esta labor”, lamenta del Olmo.

Galería

exhumaciones_carmen
exhumaciones_carmen
exhumaciones_carmen
exhumaciones_carmen
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información