Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CAPITAL

Caminante, no hay camino

regalado_peatonal
Actualizado 17/07/2017 14:00:15
Cristina Saldaña

La peatonalización de Regalado deja valoraciones positivas pero, para la plaza Mayor aún hay mucho que negociar

La peatonalización del centro de Valladolid está suscitando mucho debate, no solo en la calle, sino también en las instituciones y asociaciones de vecinos y comerciantes. La pregunta es, ¿se llegará a un acuerdo que contente tanto a unos como a otros?

El Ayuntamiento de Valladolid asegura que de momento los vehículos podrán seguir circulando por el centro de la capital del Pisuerga, al menos, hasta que las circunstancias económicas sean las propicias y, siempre y cuando, las negociaciones entre tantas partes implicadas lleguen a buen puerto.

Lo que parece seguro es que de momento no llevará a cabo ninguna obra pública que modifique el tráfico en el centro de Valladolid, según asegura el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda, Manuel Saravia, en declaraciones a Pisuerga Noticias.

Y es que, la capital cuenta con más de 1.800 vías, y el presupuesto del que dispone el Ayuntamiento para acometer obra pública en el Área de Urbanismo “no da para más de 20 o 30 calles”. Semejantes proyectos y con presupuestos tan limitados, llevan al Consistorio a dejar a un lado la idea de sacarlos adelante. “No están previstos a corto plazo, y no me atrevería a decir que para la próxima legislatura”, puntualiza Saravia.

Este año se cumplen ya 35 años desde que la calle Santiago se cortara al paso de vehículos, y nadie se imagina hoy cómo sería la vida del centro de la ciudad si por esta arteria principal aún pasasen coches.

Desde el pasado 16 de junio es la calle Regalado la que se suma a un “Valladolid sin humos”, aunque de momento solo está cortada al tráfico, factor que el Ayuntamiento consideró “más importante” frente a la modificación de la propia estructura de la calle.

Para ello, se procedió al borrado de la señalización de estacionamiento por lo que se suprimieron también las plazas para residentes, “ganando un espacio público tanto para residentes como para los que no lo son”, apunta el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, para quien esta medida “va a venir bien a la ciudad”.

En 2017 hace 35 años que se peatonalizó la calle Santiago

También se señalizó la entrada prohibida a excepción del acceso a vehículos de carga y descarga durante del primeras horas de la mañana, y se instalaron cámaras de control de accesos con un sistema de reconocimiento de matrículas y control a través de una base de datos de aquellas autorizadas.

La peatonalización de la calle Regalado ha caído como agua de mayo para los vecinos de la zona centro, quienes opinan que es una buena oportunidad para “disfrutar y aprovechar el centro”. Para la presidenta de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado, Margarita García, “solo es cuestión de civismo, y además mejora la salud de los vallisoletanos”.

Pero esta decisión no podría haberse llevado a cabo sin el acuerdo de los comerciantes de la zona. Entre los 17 establecimientos comerciales asociados a la Federación de Comercio y Servicios de Valladolid (Fecosva) situados en la calle Regalado, la medida del corte al tráfico tuvo una acogida del 100%, según su presidente, Javier Labarga. Eso sí, los comerciantes matizaron que “no estaban dispuestos a aguantar seis meses de obras”.

En los pocos días que lleva cortada al tráfico, Regalado ha notado un aumento de las ventas, ya sea por este motivo, por los descuentos del 20% en el interior de sus negocios o bien por la publicidad generada, los comerciantes están, y esperan seguir estando, “contentos” con esta medida.

El problema de la plaza Mayor

El corazón de Valladolid de momento no correrá la misma suerte. La reurbanización de la zona y el cambio de pavimento tampoco están previstos, aunque la idea de limitar el paso de autobuses y taxis ya flota en el ambiente.

De hecho, la idea parece sencilla. Los autobuses y los taxis pasarían por la ruta alternativa que ya hay fijada para cuando, por motivos excepcionales, se corta al tráfico la plaza Mayor. Para el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, esta alternativa “dejaría de perjudicar a los ciudadanos”, ya que “uno de cada tres días al año la plaza se cierra” por la celebración de alguna actividad.

La supresión de la parada en la plaza Mayor depende del cambio en las líneas de autobuses, lo que conllevaría, según Vélez, a la mejora de algunas líneas, de sus recorridos, e incluso en los descansos de los conductores. Además, asegura que el cambio de paradas se hará y, aunque no precisa cuándo, espera que sea “lo antes posible”.

Se haga lo que se haga “siempre en algún caso se perjudica a alguien, pero consiste en encontrar el bien para la mayoría”, puntualiza.

“Los comerciantes tienen que modernizarse y hacer más atractivos sus comercios para los viandantes”

De la misma opinión son los vecinos de la zona centro, quienes siempre han defendido la idea de sacar los vehículos de la plaza Mayor, y para los que las rutas alternativas ya diseñadas ofrecen una buena solución al supuesto “problema”.

Para la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos esta medida sería positiva incluso para los comerciantes, los cuales “tienen que modernizarse y hacer más atractivos sus comercios para los viandantes”, según apunta Margarita García.

Para García el proceso pasa por ir “cambiando poco a poco” la mentalidad de la gente, y para facilitar que eso ocurra “hay que concienciar de que es agradable y cómodo” moverse a pie en vez de en coche, el cual siempre se puede dejar aparcado en el cinturón del centro.

Esta vez, encontramos en el lado opuesto de la moneda a los comerciantes, quienes, según el presidente de Fecosva , Javier Labarga, se oponen en rotundo a la misma modificación que en Regalado debido a su uso localizado y concreto, es decir, porque allí “no influía el tráfico, ya que era todo zona verde”.

Labarga está convencido de que suprimir la parada de buses de la plaza Mayor supondría el corte de flujo de usuarios que al bajar del transporte público pasean por la zona y aprovechan para realizar alguna compra.

El presidente de Fecosva puntualiza que “es voluntad de Vélez que no circulen automóviles por temas de seguridad” y que, el propio alcalde de Valladolid, Óscar Puente, le ha asegurado que de momento no se va a realizar, ni hay ningún otro proyecto de peatonalización, simplemente porque no hay ningún acuerdo ni proyecto que a día de hoy lo haga posible.

“La voluntad de Vélez es que no circulen por temas de seguridad”

Lo que parece poder lograrse con un simple acuerdo de las partes no lo es tanto cuando entra en juego el parking de la plaza Mayor.

Las rampas de acceso al parking dependen de las empresas concesionarias que gestionan las distintas plantas del mismo, por lo que el debate y las negociaciones están abiertos hasta decidir a cargo de quién o quienes correrían las obras.

Las rampas de acceso y salida se situarían, según estudios municipales, en las calle Manzana y Pasión, tras desechar las calles Ferrari y Jesús por su estrechez y el paso de redes de abastecimiento bajo sus pavimentos. Además, también se está trabajando en la posible instalación de un ascensor que haga más accesible la entrada y salida al parking subterráneo.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información