Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CAPITAL

Sanidad aclara que no hubo demora en la muerte fetal de una gemela en el Clínico

hospital_camas_sanidad_csif_verano_1
Actualizado 04/07/2017 17:42:48
Redacción

A pesar de que se ha condenado a la aseguradora de Sacyl a pagar más de 437.000 euros, el consejero Sáez Aguado asegura que no faltaron medios

El caso del error de diagnóstico de muerte fetal de dos niñas gemelas en el Hospital Clínico no careció de falta de medios ni demora según ha aclarado el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado. Debido a las graves secuelas de la niña que nació viva al inducir el parto de forma prematura se ha condenado a pagar a la aseguradora de Sacyl más de 437.000 euros al matrimonio de León.

Sáez Aguado ha aclarado que la demanda ha ido dirigida a la aseguradora y no a Sacyl, que ni siquiera ha sido parte en la causa, aunque la sentencia confirme un error en el diagnóstico y tratamiento.

En esta línea, ha explicado que "con independencia del error", la disposición de medios al servicio de este caso, que ha tenido un resultado que ha calificado de "desgraciado", ha sido "adecuada" y no ha habido ni demora ni falta de medios.

Tras la sentencia, la aseguradora de Sacyl deberá indemnizar al matrimonio de León por las "graves secuelas" originadas a su hija como consecuencia de un "déficit en el control de una gestación gemelar de riesgo ante la amenaza de parto prematuro en la semana 26".

Según los hechos relatados por el Defensor del Paciente el 26 de septiembre de 2010 la gestante ingresó en el Hospital de León por amenaza de parto prematuro, por lo que fue trasladada al Hospital Clínico Universitario de Valladolid, al tratarse de una gestación gemelar.

Así, tras una ecografía que informaba de problemas en uno de los fetos, ante la presencia del llamado síndrome de transfusión feto-fetal, la madre continuó ingresada en su habitación sin que, según el colectivo, se indicara "ningún tipo de tratamiento ni medida de control y aseguramiento del feto que se estaba viendo perjudicado por el otro como consecuencia de esta transfusión entre fetos".

De este modo, pasados dos días, se realizó nueva ecografía en la que se cometió el "error" y se diagnosticó el fallecimiento de ambos fetos, lo que llevó a inducir el parto para extracción de éstos y, sin embargo, uno de los fetos nació vivo pero, dada la extrema prematuridad, la niña presentó "graves secuelas", tanto neurológicas como físicas de las que ha debido ser intervenida quirúrgicamente.

Además, la pequeña tiene un retraso de crecimiento pondero-estatural y retraso psicomotor y cognitivo por el que actualmente sigue bajo control y tratamiento específico para mejorar su desarrollo personal en centros multidisciplinares.

Casi siete años después de sucedidos los hechos se ha alcanzado un acuerdo indemnizatorio con la Aseguradora de SACYL sin llegar a celebrarse juicio. Así, se indemniza con 37.152 euros por el fallecimiento de uno de los bebés, y con 400.000 Euros por las graves secuelas derivadas para la niña que nace viva.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información