Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

AL DETALLE

El Ayuntamiento ejecutó en 2016 un 81,4 por ciento del presupuesto y se dejó casi un 30 por ciento en inversiones debido al "techo de gasto"

Foto_Europa_Press
Actualizado 06/03/2017 14:13:41
Redacción

  • Óscar Puente y Antonio Gato han explicado esta mañana ante los medios el desglose de las cantidades presupuestadas y explicó por qué no se pudo ejecutar ni presupuestar el remanente que sobró.

Diego Villacorta

El año pasado el Ayuntamiento cerró, de nuevo, con superávit en el presupuesto de Valladolid. 26,1 millones de euros exactamente que, sumados a los acumulados en las arcas municipales correspondiente a los ejercicios anteriores, suponen un total de 41,4 millones de euros. Un desglose de cifras, un "buen balance" que han querido explicar esta mañana el alcalde Óscar Puente junto al Concejal de Hacienda Antonio Gato a los medios.

En esa lista de cantidades se han destacado, entre otros, los porcentajes del presupuesto que se han ejecutado en la ciudad en 2016 -81,41 por ciento del total- y, dentro de ese tanto por ciento, el que se ha aportado al capítulo de inversiones, un 71,32 por ciento que, traducido a euros, suman 22,5 millones de euros gastados en inversiones de los 31,6 millones que inicialmente se presupuestaron.

Tras este baile de números, Puente ha querido matizar y responder a quien se cuestione por qué no se ejecuta el 100 por cien del total de este presupuesto. Y la razón tiene un nombre claro, techo de gasto: "El presupuesto no puede crecer más de un tanto por ciento para invertir en recursos disponibles, es decir, no puede incrementarse más de un 1,8 por ciento cada año". A la postre, hay un superávit que no se puede superar y según dicha regla del techo de gasto, solo se podrían aportar 424.000 euros más. A partir de ahi, imposible.

El techo de gasto que viene cifrado por el Gobierno Central ha sido calificado por Puente como un "corsé" que imposibilita, a su juicio, la toma de decisiones en materia económica dentro de los ayuntamientos. Si quisieran modificarlo, se tendría que recurrir a la elaboración de un nuevo Plan Económico-Financiero que lo recogiese para no incumplir la ley.

La deuda municipal por su parte ha descendido y es la más baja desde hace 20 años; 107,3 millones de euros y un nivel de endeudamiento que no llega ni a la mitad del límite establecido. Además, el superavit y el remanente arrojan un total de 15 millones de euros que se podrían dedicar a inversiones financieramente sostenibles -gasto social, empleo o amortizar la deuda y del que en 2016 tan solo se gastaron 3 millones de euros de los 20 disponibles-. Eso sí, se llevaría a cabo si el Ministerio de Hacienda lo permitiese: "Hay dinero para hacer cosas, incluso esta cantidad se podría ampliar pero se necesita esa autorización. Aquí se puede ver que la autoridad municipal queda relegada" se ha quejado Puente.

Por ello, han pedido al ministerio de Cristóbal Montoro que "relaje" ese "corsé" y permita llevar a cabo más proyectos con mayor presupuesto para aquellos consistorios que cumplan con las condiciones de estabilidad presupuestaria. Una norma, la del techo de gasto, que se creó en 2012 para evitar déficits por encima de lo normal que pudiesen afectar al gobierno central pero que ahora, según zanjó Gato, han aportado un superávit de medio punto a las arcas del Estado.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información