Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

AL DETALLE

Año nuevo... Y a ejercitarse

calentando
Actualizado 08/01/2017 20:21:42
Redacción

  • Los gimnasios viven estos días un repunte de personas que se apuntan a hacer ejercicio. otros deciden hacerlo por cuenta propia. Buenos propósitos,...siempre que se hagan con precaución

No es una novedad. Probablemente al leer estas líneas más de una persona se sentirá identificada con este tema. Año que empieza, año de propósitos nuevos. Entre aquellos que buscan tacharse cuando llegue el próximo diciembre, es común que aparezca uno: el deporte. Si bien cada vez hay más gente que realiza actividades deportivas de manera rutinaria, los gimnasios viven ahora una de sus épocas clave, aumento de matriculaciones que llegan, principalmente de personas que quieren buscar sentirse mejor consigo mismas o pulir el cuerpo de cara al buen tiempo.

Aún así, una vez que se cruza la puerta de entrada son muchos los que no preguntan a los monitores y deciden aplicarse su propia rutina, aquella que han visto en Internet o les ha aconsejado su mejor amigo sin percatarse de que cada cuerpo es un mundo. Resultado: lesiones, en muchos casos cronificadas, que requieren de la atención de un experto. El Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Castilla y León ha querido dar claves de cara a esta época del año. Lo cuenta su presidente, José Luis Morencia.

- ¿Se reciben más casos en estas semanas?

- Hay mucha gente que no hace deporte y se apunta al gimnasio con un entusiasmo tremendo y al mes están en las consultas por dolores de espalda o rodilla. Las actividades físicas tienen un periodo de adaptación y hay mucha gente que no los cumple. Sí, hay un repunte pero no es exacerbado.

- Hay mucha gente que, incluso, ya está pensando en el verano?

- Todos tenemos un conocido que no hacía deporte nunca y quiere correr una media maratón. Eso al final puede derivar en cardiopatías severas pero hay que concienciarse de que la actividad física debe ser constante, liviana y no pegarse "palizas" una vez a la semana.

- Por ejemplo?

- Andar. Se puede realizar de forma periódica y es una actividad fantástica para cualquier tipo de edad. 20 ó 30 minutos son muy saludables y el cuerpo lo agradece.

- ¿Existe reticencia aún a ir al fisioterapeuta? ¿Le cuesta a la gente?

- Sigue pasando, pero una de las facetas en las que menos explotados estamos como profesión es la preventiva. Ahora trabajo en ayudar a plantillas de empresa para evitar que tengan problemas musculo-esqueléticos durante su jornada laboral. Ellos terminan teniendo mejores condiciones para el trabajador y además se vigila de cerca -y por parte de un profesional- a los que tengan algo crónico para no vaya a más. A veces no hace falta que duela algo para ir al fisioterapeuta.

- ¿También seguiréis luchando para que la gente acuda a profesionales con titulación?

- Sí, desde luego que hay que acudir en primer lugar a los expertos porque nos ampara la ley y la lógica. La Consejería de Sanidad debe ser más contundente con estos centros de atención pseudosanitaria y que ofrecen una curación rápida de patologías que, en muchas ocasiones, necesitan la intervención de un neurólogo o traumatólogo. Pero ojo, también otras pueden ser apoyadas por un fisioterapeuta como los casos de incontinencias urinarias o ayudas al fortalecimiento del suelo pélvico.

- ¿Hay muchos casos de intrusismo?

- Sí, pero el problema suele ser más administrativo. Cuando detectamos que puede haber un caso posible de actividad fraudulenta lo denunciamos y recabamos las consiguientes pruebas. Las sentencias nos son favorables casi siempre y, de hecho este año se ha condenado a un intruso que suplantaba su actividad como fisioterapeuta y que ha sido condenado a 22 meses de prisión.

- ¿Y qué perfil tienen?

- Suelen ser personas que hacen cursos en academias de naturópata u osteópata y en muchas ocasiones no saben distinguir una tendinitis de una neoplasia. Es peligroso porque pueden hacer lesiones a los pacientes. A veces ni ellos son conscientes del daño que están haciendo no solo a la profesión sino también al paciente y terminan llorando ante el juez.

Morencia termina aconsejando a todos aquellos que visiten una clínica o centro de fisioterapia, que busquen la placa oficial con la acreditación de la Junta de Castilla y León. Es la única prueba de verificar que, al menos de forma profesional, uno está en buenas manos.

EL CONSEJO

"Es importante consultar al fisioterapeuta cuando comienzan los dolores en las muñecas o se sobrecargan los gemelos. Cuando empiezan a dar la cara las patologías se pueden tratar de una forma más eficaz".

José Luis Morencia, Presidente Colegio de Fisioterapeutas de Castilla y León

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información